Doña Flor, pionera de la no monogamia

Uno de los abordajes más interesantes que encontramos en la literatura latinoamericana acerca de la no monogamia y sus posibilidades es la novela del brasileño Jorge Amado, “Doña Flor y sus dos maridos”, en el cual enfrenta, con una dosis muy alta de humor e ironía, una realidad que la sociedad mononormativa se rehusa a reconocer: hay quien pueda amar a más de una persona al mismo tiempo.

Esta novnela está situada en la ciudad de Bahía en la década de los 40, y fue publicada en 1966, encontrando gran resistencia debido al dilema moral que representaba. La história, en resumen, es la siguiente:

Doña Flor es una de las mejores cocineras de Bahía y administra su propia academia. Ella se casó com Vadinho, un jugador conocido en todos los antros y bares de la ciudad, adicto a las prostitutas, pero también un genio en la cama: un amante excepcional.

Tras la muerte de Vadinho, Doña Flor decide casarse con Teodoro, un hombre completamente opuesto a Vadinho: solvente, rígido, organizado y… pésimo amante. En ese aspecto, Doña Flor está insatisfecha.

Todo cambia cuando el espíritu de Vadinho se le aparece con el mismo apetito sexual de siempre. De alguna forma, el espíritu es capaz de llenar de placeres carnales a su viuda.

Dona Flor Capa
Una portada de Doña Flor en su idioma original…

Doña Flor siente que está traicionando a Teodoro, e intenta librarse de Vadinho por medio de un hechizo. La verdad es que tanto uno como el otro son legítimos maridos de Doña Flor y, por eso, ella no está cometiendo ningún pecado. ¿O sí?

La novela fue adaptada para el cine y presentada en 1976. Con la actuación de Sônia Braga en el papel principal, alcanzó un record de boletería en Brasil que fué imbatible hasta 2010. La versión para teatro fue prohibida por la dictadura brasileña en 1983.

Se han hecho nuevas versiones de “Doña Flor y sus dos maridos” tanto para teatro como para el cine. La emisora mexicana Televisa produjo y transmitió en 2019 una telenovela con base en esta misma historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *