Tipos de relaciones en el poliamor

Para entender correctamente las relaciones poliamorosas, debemos estar conscientes de que funcionan casi igual que las monogámicas, pero los elementos de la relación se multiplican cada vez que alguien entra en la polécula.

Podemos dividir esos elementos en cuatro líneas básicas, en las cuales compararemos los comportamientos de cada modelo de relación.

Relaciones abiertas… o cerradas

La relación tradicional monogámica es cerrada; esto quiere decir que los miembros de la pareja acuerdan mantener relaciones románticas y sexuales sólo entre ellos.
Algunas parejas deciden abrir su relación y dejar la monogamia, lo que permite, dentro de un amplio abanico de posibilidades, incorporar a terceros.
En el poliamor, queda claro desde el principio que habrá tres o más personas involucradas quienes, independientemente de su número, también pueden concordar en mantener relaciones románticas y sexuales sólo entre ellos, formando una comunidad íntima. Es decir que en el poliamor también existen relaciones cerradas. Se suele creer que los poliamorosos tienen un sistema de libertinaje y esto no es así.
Por otro lado, existen modelos poliamorosos en los que las partes deciden abrirse a más personas: son los poliamores abiertos. En este caso, las variantes son prácticamente infinitas.

Geometría de las relaciones:

La geometría es un área de la matemática que estudia formas y cuerpos delimitados por aristas. Sus figuras más conocidas y simples son el triángulo y el cuadrado, pero existem muchas otras.
Los estudiosos de las relaciones sexoafetivas usan las formas geométricas para explicar los diferentes grupos que se forman de acuerdo al número de participantes en cada uno. Estas formas generalmente parecen moléculas, lo que permitió acuñar el término “polécula” para referirse a cada unidad poliamorosa.
En la monogamia, con sólo dos individuos, la relación tiene forma de una línea recta, pero en poliamor, es posible prácticamente cualquier polécula, abierta o cerrada.

En una polécula de tres personas hay básicamente dos posibilidades:

a) El formato en V, en el que uno de los miembros mantiene una relación independiente con otros dos, sin que esos dos creen vínculo entre ellos. En ese caso, el vértice de la V es llamado pivote y las extremidades son conocidas como brazos. Cada brazo es un metamor con respecto al otro. Este formato es común cuando los poliamorosos son heterosexuales.

b) El formato de triángulo, en el que cada uno de los miembros está relacionado con los otros dos. En este caso, cada metamor es tambíen amor del tercer elemento.

Al formar un cuadrado, las posibilidades se multiplican. Veámoslo gráficamente:

Y en la medida en que hay más personas en la polécula, todo se hace más complejo:

Jerarquía relacional

En las parejas monogámicos cerradas la jerarquía no existe, a menos de que ocurra una traición, en cuyo caso la tercera persona suele tner un rol secundario. Pero claro, cuando ocurre una traición se desvanece la condición monogámica de quien funge como pivote. Y además, esta situación no es una modalidad de poliamor.
Por todo esto, la jerarquía es una forma de organización no monogámica en la cual una polécula afirma que algunos de sus miembros constituyen un núcleo principal, mientras que los otros son adiciones al grupo primario, que mantiene vínculos más sólidos. Pueden aparecer más niveles y tener amores terciarios y aún más.

Esto pude ocurrir en relaciones poliamorosas abiertas o cerradas. En las relaciones triangulares, generalmente esto ocurre cuando se añade una tercera persona a una pareja. En los cuadrados puede ocurrir que existan dos parejas y que cada una de ellas se considere principal en relación con los demás.
Esto también se entiende mejor gráficamente:

Sexualidad en el poliamor

Entre las relaciones monogámicas, una amplia mayoría se encuadra en dos únicas variantes: heterosexual y homosexual. El resto está constituido por relaciones monogámicas asexuadas o entre individuos intersexuales.
En poliamor puede haber mucha diversidad. Una relación entre tres individuos puede ser homosexual, heterosexual o bisexual. Depende de los acuerdos internos de ese grupo.

En el cuadrado también pueden ocurrir tales variantes; todo depende de las preferencias de cada uno de los miembros de la polécula. Por ejemplo, en un cuadrado que consiste en dos parejas heterosexuales, cada uno de los hombres tendrá acceso a ambas mujeres y viceversa, pero las mujeres no interactúan, ni los hombres entre ellos.
Lo importante en cualquier caso, es que todos los miembros de la relación tengan los acuerdos grupales completamente claros y que la combinación brinde felicidad a todos.

4 pensado en “Tipos de relaciones en el poliamor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *